Introducción

martes, 7 de mayo de 2019

LOS CALEROS


                                        


                                                     
          A veces, paseando por nuestros sitios, y si nos fijamos bastante, podemos ver CALEROS.
          Son, o mejor dicho, eran pequeñas construcciones parecidas a la idea de "iglú", que tenemos, pero de piedra,  y  no son muy altos.
         Tenían como importante finalidad, producir cal viva, y lo hacían por calcinación de la roca caliza abundante en estas zonas .

         Funcionaban como hornos, de modo que se  atizaba bien con leña, para que alcanzaran mucha temperatura y luego le echaban las piedras de caliza, hasta que se iban deshaciendo.
         La cal era súper importante porque se usaba para muchas cosas. Entre otras, 
 para la elaboración del azúcar,al trasformar la remolacha,..... para  la depuración de la sal, o para el  el curtido de pieles ...... la construcción y.... la medicina. 


              Se usaba en forma de lechada como tintura antiséptica para estancias y fachadas, ....desinfectante de arbolado y de enfermedades como cólera, tifus ….. El agua de cal medicinal se usaba no hace tanto  para hacer gargarismos  en casos de laringitis o faringitis o amigdalitis. Y para muchas más cosas.
                En los últimos años  la normativa sanitaria obligaba a cubrir con cal viva los cadáveres de animales o personas  muertas por enfermedades infecciosas.
                El uso más antiguo que se hacía de la cal, era la elaboración de mortero o argamasa para la construcción de edificios sólidos “de cal y canto”.

                Cuando usamos la  expresión de “a cal y canto”,  nos referimos a lo que está cerrado herméticamente , y esto viene de la antigua costumbre de tapiar puertas y ventanas para que no
se colaran intrusos mientras que los propietarios no iban a estar en las casas, por ejemplo.
Y para esto, levantaban un muro a base de piedras, ( normalmente de cantos rodados ) y una pasta hecha con cal. O sea cerrado a "calicanto"


Los caleros, traen recuerdos de viejos oficios artesanos,.decretos reales que obligaban al encalado de las paredes de las cabañas, o el uso de la cal viva en las inhumaciones dentro de las iglesias.
                En nuestros sitios, por los que habitualmente paseamos, hay restos de muchos de éstos caleros, alguno de ellos seguramente que sea súper antiguo,  y en muchas de las veces, tenemos que ser testigos de  una cada vez más acuciante ruina.
          Y lo que es peor, en la mayoría de los casos, pasamos a su lado sin saber de su existencia .

lunes, 18 de febrero de 2019

Santa María de Junco


            


Muy cerca de nuestra casa, existen maravillas por descubrir, y una de ellas, es esta que tuvimos la suerte de ver el domingo.
            Se trata de Santa María de Junco, al lado mismo de Ribadesella.


            Es una pequeña iglesia, situada en un lugar fantástico.
            Ella sola, mirando al Este, en una colina y lejos de casas y de almas de las vivas. Solo acompañada por dos grandes tejos.


            Data del siglo XIII, y luego fue modificada en el s. XVI Y XVII, pero en la Guerra Civil, fue destruida . (Para  estas cosas son “útiles “ las guerras).
            Y más adelante
            , en el 1.980, fue reformada por el historiador Martin Brenguer, que quiso devolverle el aspecto inicial, más o menos.

martes, 29 de enero de 2019

SOBRE GALLOS Y GALLINAS


           


            No es nada difícil, dando un paseo por el pueblo, encontrarnos con un gallinero…..muy habitual….. y nunca le damos más importancia a las pobres gallinas….. pero … debemos de saber, que estamos delante de los descendientes de los dinosaurios, lo que ya con este dato, les da un grado más de importancia del que normalmente les damos a nuestras/os pequeñas/os   convecinas.


“Una investigación de la Universidad de Harvard, ha revelado este curioso parentesco del temible Tiranosaurio rex ( el reptil tirano: que es lo que significa su nombre) gacias a las secuencias de una proteína conseguida del colágeno de un fósil de hace 68 millones de años”
         El gallo, siempre preside estos entornos del gallinero, y presume de sus cualidades con sus cantares;….. de carácter pendenciero y violentamente autoritario  , si así lo considera,  ya que les arranca las plumas a las sufridas gallinas a nada que se le “suban a la chepa”, miren a otro, o traten de rehuirle, y se  pelan el cuello entre los “machos” , pues no consienten que ningún otro, toque  a sus gallinas.

            Por eso bien de mañana, a la salida del sol, empieza a anunciar sus dominios cantando como una cosa loca!!!!!..... De este comportamiento  y lo anteriormente explicado, debe de venir lo de   “cantamañanas”.
            Luego tenemos a las gallinas….. que cacarean y cacarean…. hay  quienes   dicen que este hecho, el del cacareo, se podría asociar a  la cobardía. Para todo hay.
            Hace poco, vi una gallina que se hacía la muerta porque se le acercaba el gallo , seguramente con intenciones, que a ella no le gustaban ,y se tiró al suelo de cabeza y  no movió una pluma hasta que supo firmemente que el gallo se había convencido de que allí no había nada que hacer.  Yo no llamaría a esto cobardía…..pero, bueno.

            Total que los gallos, cantan sus cualidades a los cuatro vientos y además tienen a las gallinas a raya.  O eso se creen y  luego están las gallinas, que cacarean los chismes a diestro y siniestro.
            Nos suenan mucho estas actitudes que se cuecen en los gallineros ¿verdad?
            No es habitual el saber que las gallinas sufren de estrés, y resulta que se estresan muchísimo, lo que  afecta a la puesta de huevos, o sea que si tenéis gallinas y en éstas dejan de poner tantos huevos, tendréis que aprender a escucharlas, porque según dicen los científicos, las gallinas tienen diferentes cacareos y con ellos se explican.
            Entonces estas gentes que estudian la avicultura, han planificado ya hace bastante, el colocar una “caja negra” para controlar el nivel de estrés de las gallinas.
            Hecho este que igual ya está funcionando en los grandes gallineros, - de un tiempo a esta parte se me han desvinculado los informantes- y lo mismo ya está instaurado este método.

            De manera, que si uno quiere, puede detenerse en escuchar diferentes cacareos de gallinas, más que nada por saber qué dicen.    Dicen que lo hacen  cuando ponen, ...cuando buscan amigas,... cuando se quejan,... cuando están estresadas,... cuando riñen, ....para comer... y seguramente para criticar al bruto del gallo, de modo que hay toda una tarea por delante para tratar de entenderlas.
             El abuelo  de un indio , del que pude leer  un artículo una vez,  decía, que las gallinas son criaturas del dios sol :” es importante- decía- , el canto del gallo al amanecer ; el sol las ha puesto aquí para despertarnos ; avisa a los gallos con una campanita para que canten cuatro veces antes del día”.
             Cacarean también para demarcar el territorio; no lo puede hacer como los mamíferos que marcan el territorio con la orina, entonces cacarea.
            Otros opinan que las gallinas en definitiva cacarean  simplemente para darnos una buena lección de marketing: las gallinas,  son las mejores vendedoras del mundo. No dejan de vender sus huevos hasta que alguien se los compra o se los come. Quedan sin “voz” anunciando que ya han puesto el huevo ¡!!!!

            Estos animales, son tremendos, porque quién nos iba a decir que las gallinas tenían este montaje
           


martes, 22 de enero de 2019

EL MONASTERIO DE SAN SALVADOR DE CELORIO




            El Monasterio de San Salvador de Celorio, parece ser que fue fundado por el rey Fernando el Magno, llamado el Emperador y por tanto goza éste Monasterio del título de Imperial,- costumbre antiquísima de las fundaciones de Reyes llamarse Reales y las de los Emperadores, Imperiales- , todo esto es antes del 1.065.
             El Rey, lo dotó de grandes posesiones y tuvo también algunas otras donaciones reales de otras personas de distinción, por ejemplo la Reina Urraca(  Que por cierto,  anotar aquí que fue la primera reina “propietaria”, de su título, aunque hemos leído que fue maltratada, asunto éste contado por ella misma :
”Me vi forzada a seguir la disposición y arbitrio de los grandes, casándome con el cruento, fantástico y tirano rey de Aragón. El cual, no sólo me deshonraba con torpes palabras sino que muchas veces mi rostro fue manchado por sus sucias manos y golpeado por su pie.”

            Ella le  dio al Monasterio y a su abad el sitio donde está la Iglesia edificada. Igualmente hubo donaciones de caballeros particulares, de Condes de Aguilar y de otros personajes de los sitios de: San Martin, San Pedro, Villamaior, Gatones, de todo el lugar de Poo, del de Parres, de Barro. Se mandaron poner las armas reales labradas en piedra en escudos.

            Por aquellos entonces se habían ya fijado una serie de rutas, unas con mayor éxito que otras, para llegar a Santiago. Se levantaron puentes, se construyeron  albergues, hospitales, monasterios e incluso pueblos íntimamente ligados a la existencia del Camino.
            Los privilegios reales llegaron a favorecer directamente el asentamiento de colonos, sobre todo francos. Y el paso definitivo para ello, fue el establecimiento en España de la orden francesa de Cluny, que a su vez creó  una auténtica infraestructura asistencial a lo largo de la Ruta Jacobea. Que incluso completaron con la creación de la Orden Militar de Santiago que en “teoría” era para la defensa de los peregrinos, lo que contribuía a la seguridad de los viajeros, continuamente asaltados por bandidos, y por las inclemencias meteorológicas que hacían perecer a muchos romeros, hecho que queda probado por la cantidad de cementerios de peregrinos que existen a lo largo del Camino.
            También fue privilegio real el dejar exentos de pagos tales como” pontazgo , peaje, ni tan siquiera por las bestias o enseres que trajeran consigo los peregrinos por razón de su camino”.

            La Regla de San Benito, disponía además en su capítulo L III, respecto del ejercicio de la hospitalidad en los monasterios que “ todos los que (allí) vinieren, sean recibidos como Jesucristo, pues él mismo dijo, huésped fui y me recibisteis”
                La Parroquia  por aquellos tiempos, que se llamaba Santa María de la Capiella,  y estaba servida por un clérigo secular, hasta que pasó a depender de los monjes, todo esto unos cuantos años más adelante y en el 1.517, el Monasterio aceptó “la Reforma de los Benitos de Valladolid” y pasó a llamarse de San Salvador.
            En el 1.538, el monasterio anexiona la PARROQUIA DE CELORIO, que comprendía los pueblos de CELORIU, BARRU, NIEMBRU, VALMORI, y una tercera parte de POO. Seis años más adelante, en el 1.544 anexiona el Monasterio de San Antolín de Bedón, con lo que podemos deducir lo importante que debía ser nuestro Monasterio.
            En el siglo XVII, florecía el Monasterio de San Salvador, en la comunidad, había 30 monjes profesos y fue entonces cuando se creó el Real Colegio der Artes, de aquí salieron Generales para la congregación, teólogos, predicadores, historiadores y hasta poetas.
            Los monjes , guardaban sus posesiones y delimitaron bien sus lindes, bien con una piedra que destacaba sobre las demás, (lo que por aquí llaman “jitu”) o bien grabando sobre alguna roca cruces, que hasta hoy perduran. Gentes muy trabajadoras éstos benitos,  y repoblaron de árboles, atendían  sus huertos, incluso hacían pan y lo vendían, total que se autoabastecían.

            La PARROQUIA DE CELORIU, quedaba bien protegida a la sombra del Monasterio, cuyo yugo, siempre fue más suave y llevadero que el de los nobles de la región.
    El Monasterio celoriano, fue siempre pobre y sin rentas suficientes como para sostener a una comunidad de poco más de 25 monjes. Con todo siempre ocupó el tercer lugar entre los monasterios benedictinos asturianos más importantes.

            Por si esto fuera poco, con el decreto de exclaustración del Gobierno Mendizábal, quedó definitivamente extinguida la vida monástica el 24 de Octubre de 1.835, pasando la propiedad a Juan Abarca Sobrino y a la Compañía de Jesús, que los adquirió en 1.919 por 90.000 pts., destinándolo a casa de ejercicios espirituales.
            La biblioteca pasó a engrosar la de la Universidad Ovetense que se quemó en 1.934 con lo que todo lo que allí había se destruyó.
            El único resto medieval que ofrece el exterior del templo es la portada occidental, hoy en el interior del pórtico enlosado Torre , que data de la primera mitad del siglo XII. Con respecto a su función, además de campanario, también pudo haber sido una atalaya , ya que   su emplazamiento a pocos metros de la playa, la convierten en excelente puesto de vigía y a juzgar por los años en los que estamos, lo que vigilaban podían ser piratas musulmanes, no normandos .
            Así como también el arco de la puerta de entrada a la Iglesia.

            Subiendo a la Torre, a la que se accede desde la Sacristía ,  podemos llegar al campanario,  a través de una empinada escalera por la que vamos viendo vestigios de otros tiempos, arcos , ventanas cegadas,  puertas  y por fin  embobarnos con la vista de  arcos y columnas de la época, que impresionan, pues hasta hace pocos años, estuvo expuesto a todos los vientos .
            Aunque es el  un único Monasterio del Oriente Asturiano que conserva una torre románica de una calidad poco común, y que gracias a unas obras que se han hecho , se puede visitar,-  siempre que el cura así lo quiera,-   San Salvador de Celorio no ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

                        A lo largo de los años, nuestro Monasterio, fue objeto de numerosos usos, entre otros, llegó a ser un albergue para peregrinos.
                        Nos queda sin embargo , una tradición constante y expresada en éstos términos:
                        “Celorio, tanto vale como asilo, sepultura y lugar de abrigo”

          

            Hasta hace un par de años, el convento estaba ocupado por una congregación de monjas.
            


               Hoy, está vacío


jueves, 22 de noviembre de 2018

LOS AMORES DE LORENZO Y CATALINA


                                               
         
 
          Cuando el Sol y la Luna se vieron por primera vez, se enamoraron perdidamente y empezaron a vivir un gran amor. Pero llegó el Creador de todas las cosas y decidió que el Sol iluminaría el día y que la Luna iluminaría la noche y tendrían que vivir por siempre separados. La tristeza fue tan total que la Luna no podía con ello, entonces el Creador de todas las cosas le puso como compañía a las estrellas.
                 Hoy  viven separados, el Sol finge que es feliz y la Luna no puede disimular su tristeza. El Sol arde de pasión por ella y ella vive en las tinieblas de su pena. Dicen que el Creador de todas las cosas había planeado que la Luna fuera siempre llena y luminosa, pero no lo pudo llevar a cabo porque resulta que la luna es mujer y una mujer tiene fases. Cuando es feliz, consigue ser llena, pero cuando es infeliz es menguante.
                 Como el Creador de todas las cosas decidió que ningún amor en este mundo podía ser imposible, creó el Eclipse.
                 Hoy el Sol y la Luna, viven esperando este instante.
                 Cuando mires al cielo, a partir de ahora y veas que el Sol cubre a la Luna, es porque el Sol se acuesta sobre ella y comienzan a amarse, a este acto de amor es al que le llamamos Eclipse.
                 Recuerda que el brillo en éste instante es tan grande, que te aconsejan siempre que no mires al cielo en ese momento sin protección, tus ojos pueden cegarse al ver éste amor.             



jueves, 1 de noviembre de 2018

La Torre del Reloj de Salamanca.




En el año 1.755, hubo un terremoto en Lisboa, que fue devastador, según han contado. Por aquél entonces no había manera de medir los terremotos, pero dada su potencia, los que saben de terremotos, hoy, lo han calificado de 9  en la escala de Richter, hubo también un tsunami y todo así es que imaginaros , debió de ser  horroroso.
 Salamanca, no queda tan lejos de Lisboa, de modo que lo notó bien y la población asustada, corrió a refugiarse a la Catedral, casi casi recién acabada, - la habían terminado en el 1.733 -. La construcción resistió perfectamente, aunque algunas figuras de la fachada cayeron al suelo y se hicieron añicos al caer, pero lo más notorio fue en la torre, que se quedó inclinada.


El Cabildo Catedralicio, ordenó que alguien debía de subir a la torre para ver los daños que el terremoto había causado y en caso de no haberlos graves,  y en vista de que no había ninguna víctima , se tocara la campana , incluso de la más alta y externa que es la que se llama la “Torre del Reloj” a la cual sólo se accede desde fuera de la cúpula de la torre.
Dentro de la Catedral, tenía su vivienda una familia encargada de llevar a cabo los distintos toques de campana y mantenimiento de la Catedral en general,  y fue a ellos a quienes se les encomendó para cumplir el edicto del Cabildo. Esta familia se apellidaba Mariquelos.
Como así lo había ordenado el Cabildo, el día 31 de Octubre, subió por primera vez  “El Mariquelo”, para valorar los daños que hubiera podido causar el terremoto. Viendo que solamente se había inclinado la torre y nada más,    subió a la “Torre del Reloj” y tocó las campanas., como así le habían mandado.
Desde éste día, se estableció que cada 31 de Octubre, se subiera a la torre de la Catedral, en agradecimiento a Dios y también por comprobar y medir año tras año la inclinación de la torre para comprobar que  no siguiera inclinándose y así, de modo que se convirtió en una tradición que   se cumplió hasta el año 1.976 año tras años, en el que ya no quedó ningún descendiente de los Mariquelos, y se dejó de subir a la Torre.


En el año 1.985, Angel Rufino, tamborilero de profesión y gran amante de las tradiciones y de su pueblo, ascendió a lo más alto de la Torre de la Catedral Nueva, tocó la campana y trepó hasta la veleta con el tamboril al hombro y agarrado por medio de las piernas a la bola del punto más alto de la catedral y tocó la gaita y el tamboril durante 15 minutos. En ese momento se convirtió en el Mariquelo y a partir de entonces, cada año la víspera de Todos los Santos sube a la Torre. Ahora no toca la campana de la “Torre del Reloj”, porque el Cabildo Catedralicio lo prohibió  en el año 2.009, ya que era muy peligroso y de todas todas, expuesto, pero sube a lo más alto que le dejan y desde ahí toca una charrada. Visto desde abajo, te da un miedo que no veas porque queda altísimo.
           


           Hoy, no se nota mucho la inclinación de la torre porque tuvo que ser reforzada en varias ocasiones por lo que si te fijas en ella, sólo se aprecia la falta de esbeltez.




martes, 9 de octubre de 2018

DE PASEO POR SAN ROQUE DEL ACEBAL




                            

           
                        Cualquiera de éstos días, puedes ir a dar una vuelta a San Roque del Acebal, pueblo que tan solo queda a unos cuatro Kilómetros de Llanes y te sorprenderás de la cantidad de cosas que puedes descubrir en éste  aparentemente tan moderno pueblo. Lo digo porque tal pareciera el típico pueblo de carretera, de relativa reciente creación, y nada más lejos de la realidad, pues  os haré un breve  resumen, de lo que he podido leer y sobre todo de lo que charlando y paseando, me pudo informar Covadonga,  ya fallecida, una de las “Chicas del Pumar”, de la que guardaré buenos recuerdos y a la que le estaré siempre agradecida, por haberme dedicado su tiempo, que tampoco era tanto el que le quedaba. Vaya por ella, el tratar de poner la historia en realce, como bien se merece éste pueblo de San Roque del Acebal.


                        Para empezar, deciros que San Roque del Acebal, no existía como pueblo hasta el 1.831. Había dos poblaciones diferenciadas:
.- Covielles por un lado
.- L’Acebal por otro.
                        Saber que está en el Valle de Mijares : ocupa la parte central del Concejo de Llanes entre el de Celoriu y el de Pendueles.

                        Fue un muy importantísimo centro de peregrinación, no sólo a Santiago de Compostela, sino que también a Covadonga, a San Salvador de Oviedo y también de vuelta a Santo Toribio de Liébana y a Santillana del Mar. Tanto es así, que el rey Alfonso IX, concedió un fuero en la  villa de Llanes para regular éste trasiego de romeros.
                        Viniendo de Santander, y antes de la rotonda que acaban de hacer con la nueva carretera, hay una casona a nuestra izquierda, que  pertenece a Andrín, porque aquí los lindes, hacen un pico. Esta casona es lo que en su día fue La Venta del Pumar, una antigua venta a la vera del  camino, donde los peregrinos podían descansar y también hacer cambio de caballos. Antiguamente había una cruz de piedra o a lo mejor un humilladero o cruceiro, inmediatamente antes de llegar a la venta, pero alguien decidió darle otro uso, en éste caso decorativo, en su jardín, con lo que aquélla cruz sólo queda en la memoria de unos pocos y a la vista de una sola familia.


                        Covadonga, como ya he dicho, era una de las “Chicas del Pumar”.
                        Nada más dejar la Venta, han hecho una rotonda con la nueva carretera, pero han sabido hacerlo muy bien,  gracias a León, el del Europa,  y han tenido el acierto de hacer un andadero con túnel, paralelo, para los peregrinos, con lo que el trozo de camino conocido como por “La caleyona”,   
sigue teniendo su importancia y sobre todo, porque de pronto te encuentras con un humilladero, 

 conservado perfectamente. Tiene unas frases grabadas en la piedra a su izquierda que con ayuda y buena luz, puedes ver que dice: 
    SIBUENABEN                                         
                                                                            TURAESPERA                                                                                                                  ENELBIAJEA                                                                                                                         DONDEBA                                                                                                                     ALASANIMAS                                                                                                                 LIMOSNADA

                                                   

A continuación nos encontramos con un barrio llamado” Camino Real,” llamado así porque fue el utilizado por Carlos V, cuando vino de Flandes con motivo de la muerte de su abuelo Fernándo el Católico. Que por cierto pasó por nuestro Concejo por casualidad, ya que una vez desembarcado en Villaviciosa, pensó ir a Oviedo para ver las Santas Reliquias de camino a Valladolid, pero se encontró con que había la peste y cambió de itinerario. Hay otras versiones de por qué pasó por aquí, pero me he encontrado con ésta en muchas ocasiones, con lo que me he quedado con ella.
                        Más adelante, en el barrio de Cañamal, podemos ver una ruina muy ruina, de lo que en su día fue un Hospital de Leprosos, o como lo llamaban por éstos lares, una Malatería,  aquí usaban ésta voz, la de malatos, para llamar a éstos pobres enfermos. – La palabra malata-malatia designa en romance antiguo “La enfermedad”, malatería fue en Asturias equivalente a leprosería, asilo, hospital junto al camino.

“Se ha dado en Asturias hasta nuestros días el nombre de malatos a los que padecían la asquerosa y repugnante enfermedad denominada FUEGO DE SAN ANTÓN” , que era una degeneración de la antigua lepra de que hablan los libros sagrados. Hoy se conoce con el nombre de Pelagra o mal de la rosa, que desde tiempo inmemorial ha causado y está causando grandes estragos en ésta provincia”. Manuel García Mijares 1.893
 Gentes caritativas, atendían a éstos enfermos y cuando empezó la ayuda y el socorro de los poderosos a los pobres y enfermos de lepra es cuando se valoró la necesidad de recluir a éstos enfermos en sitios específicos para ellos .
Sabemos entonces que entre el 1.119 que fue la fecha de la fundación de los HOSPITALARIOS de San Lázaro y el 1.206 que fue cuando Alfonso IX concedió el fuero a la villa de Llanes, se estableció en San Roque y en el barrio llamado “El Cañamal”, la malatería., bajo la advocación de San Lázaro, como ya se apuntó. La fecha exacta de su desaparición como hospital, no se conoce, pero se sospecha como ya dije antes que conoció los finales del S.XVIII.
Quisiera hacer un apunte sobre los Hospitalarios :dicen que la orden  Temple, una vez extinguida en Francia por Clemente V en 1.312, fue refundada en España bajo el nombre de HOSPITALARIOS, dedicados en principio a la caridad y a la asistencia a los peregrinos y enfermos. Luego fue cuando hicieron una flota naval muy importante y compraron Rodas de la que hicieron una fortaleza infranqueable con un gran hospital para enfermos. Fueron invadidos por los árabes – cómo no – en varias ocasiones y tuvieron que abandonar el sitio. Fueron a Malta , que se lo había donado Carlos V y aquí fue la famosa batalla en la que 700 caballeros y 1.500 hombres fueron capaces de derrotar al poderoso Imperio Turco en 1.505.

Volvemos a San Roque , al Hospital y a aquéllos malatos, que tenían que ir andando desde “El Cañamal”, hasta la Galguera – pueblo vecino – en donde había y hay  una fuente que nace de una cueva y tenían la certeza, de que si bebían de aquél agua, se curarían. Aún hoy se llama “La Fuente de los Malatos”. Cuando llegaban enfermos de otros lugares a la Malatería, no lo hacían por el “camino real”, sino que dando un rodeo al pueblo, pasaban por un sendero que más tarde fue llamado “el camino de los malatos”. Los infelices, tenían que  caminar por las noches para no ser vistos y tocaban una campanilla al encontrarse con algún vecino y  pronunciaban con voz profunda, angustiosa y sin esperanza, la famosa frase:
     “Anda de día, que la noche es mia”   
La Malatería, tenía sus normitas, no valía con llegar enfermo y ya te acogían, no. Sólo te admitían si dabas “medio día de bueyes de heredad” ahí es nada, así fue como éste hospital se hizo con bienes en el valle de Pendueles y Mijares, en Posada y en otras partes, aunque contaba con otras fuentes de ingreso.
Detrás del Hospital y mirando un poco hacia el Sur, estaba la Huerta de las Monxas donde posiblemente las monjas cultivaban para ayudar a los peregrinos con algo de comida e idéntico fin tendría la Granxa que quedaba muy cerca y era de los monjes.

Según cuenta Pancho el de Cañamal, en San Lázaro había una romería que era la màs concurrida del Concejo, célebre además por un peculiar pasatiemo de aquélla época “el pique de huevos”., se llamaba;  había feria de ganados, puestos de tejidos, calzado y otras mercancías.
 Una vez que se derrumbó la ermita en la primera mitad del siglo XIX, se trasladó la romería a las inmediaciones de la iglesia vieja de San Roque, dejando de celebrarse en los últimos años de dicho siglo. La pequeña imagen de San Lázaro, fue llevada a la iglesia parroquial, así como la campana, que sólo tocaba cuando se administraba la extremaución a los enfermos. Todo ello, desapareció durante la Guerra Civil..
Volviendo a nuestro camino, y volviendo al barrio del Camino Real, que lo habíamos dejado al poco de pasar el Humilladero de “La Caleyona”, tomamos el camino que sale justo por delante de “La Iglesiona”, así llamada la actual casa del cura,. Iba a ser una iglesia, pero su benefactor se quedó sin dinero y quedó a medias, luego la reformaron por dentro y se hizo lo que hoy es “la casa l’cura.Resultado de imagen de foto de la iglesia de san roque del acebal

Siguiendo el Camino, y cruzando la carretera, vamos al barrio de “La Veguca”, donde está hoy la Iglesia de San Roque, en la que cabe destacar las antiguas cruces que hay en sus muros, que formaban parte de un Via Crucis. Hubo un tiempo que se puso de moda poner los Via Crucis en los exteriores.  Como dato curioso, destacar que en el muro de la casa de enfrente hay otra cruz, que fue el dueño quién la encontró al rehacer el muro de su casa, cuando tirando el viejo, vio que a la parte de dentro había una cruz, por consejo del párroco la volvió a colocar en donde probablemente fuera su sitio primitivo, de cara a la iglesia.
El Camino Real, nos hace cruzar otra vez la carretera, dejamos a nuestra derecha el barrio de “La Concha”, y nos dirigimos hacia “La Ería de la Pandera”, y en el camino que antes llevaba a “La Juente Antona” – hoy desaparecida por las obras de la carretera , la Juente y el Camino - ,

 nos podemos encontrar si uno se fija sobremanera, en unas ruinas al borde del puente nuevo, bien, son las ruinas del antiguo cementerio de mlatos, que aún luce una hornacina, de la que de momento nada sabemos , ni qué función pudo haber desempeñado, pero todo se andará. La cosa es que el cementerio debía de contar con una pequeña capilla, o eso  parece, y sobre todo destacar que no he podido recabar prácticamente ninguna información, decir también que se encuentra en el mismo abandono que el Hospital de San Lázaro.

 Justo casi enfrente estaba el también hoy decapitado “Roblón de San Lázaro”, mudo testigo de lo que hubo, y digo decapitado, por que dijeron que se había caído por viejo, pero fue mucha la casualidad que justo pasara por allí mismo la carretera. El caso es que también nos quedamos sin “El Roblón”