Introducción

martes, 9 de octubre de 2018

DE PASEO POR SAN ROQUE DEL ACEBAL




                            

           
                        Cualquiera de éstos días, puedes ir a dar una vuelta a San Roque del Acebal, pueblo que tan solo queda a unos cuatro Kilómetros de Llanes y te sorprenderás de la cantidad de cosas que puedes descubrir en éste  aparentemente tan moderno pueblo. Lo digo porque tal pareciera el típico pueblo de carretera, de relativa reciente creación, y nada más lejos de la realidad, pues  os haré un breve  resumen, de lo que he podido leer y sobre todo de lo que charlando y paseando, me pudo informar Covadonga,  ya fallecida, una de las “Chicas del Pumar”, de la que guardaré buenos recuerdos y a la que le estaré siempre agradecida, por haberme dedicado su tiempo, que tampoco era tanto el que le quedaba. Vaya por ella, el tratar de poner la historia en realce, como bien se merece éste pueblo de San Roque del Acebal.


                        Para empezar, deciros que San Roque del Acebal, no existía como pueblo hasta el 1.831. Había dos poblaciones diferenciadas:
.- Covielles por un lado
.- L’Acebal por otro.
                        Saber que está en el Valle de Mijares : ocupa la parte central del Concejo de Llanes entre el de Celoriu y el de Pendueles.

                        Fue un muy importantísimo centro de peregrinación, no sólo a Santiago de Compostela, sino que también a Covadonga, a San Salvador de Oviedo y también de vuelta a Santo Toribio de Liébana y a Santillana del Mar. Tanto es así, que el rey Alfonso IX, concedió un fuero en la  villa de Llanes para regular éste trasiego de romeros.
                        Viniendo de Santander, y antes de la rotonda que acaban de hacer con la nueva carretera, hay una casona a nuestra izquierda, que  pertenece a Andrín, porque aquí los lindes, hacen un pico. Esta casona es lo que en su día fue La Venta del Pumar, una antigua venta a la vera del  camino, donde los peregrinos podían descansar y también hacer cambio de caballos. Antiguamente había una cruz de piedra o a lo mejor un humilladero o cruceiro, inmediatamente antes de llegar a la venta, pero alguien decidió darle otro uso, en éste caso decorativo, en su jardín, con lo que aquélla cruz sólo queda en la memoria de unos pocos y a la vista de una sola familia.


                        Covadonga, como ya he dicho, era una de las “Chicas del Pumar”.
                        Nada más dejar la Venta, han hecho una rotonda con la nueva carretera, pero han sabido hacerlo muy bien,  gracias a León, el del Europa,  y han tenido el acierto de hacer un andadero con túnel, paralelo, para los peregrinos, con lo que el trozo de camino conocido como por “La caleyona”,   
sigue teniendo su importancia y sobre todo, porque de pronto te encuentras con un humilladero, 

 conservado perfectamente. Tiene unas frases grabadas en la piedra a su izquierda que con ayuda y buena luz, puedes ver que dice: 
    SIBUENABEN                                         
                                                                            TURAESPERA                                                                                                                  ENELBIAJEA                                                                                                                         DONDEBA                                                                                                                     ALASANIMAS                                                                                                                 LIMOSNADA

                                                   

A continuación nos encontramos con un barrio llamado” Camino Real,” llamado así porque fue el utilizado por Carlos V, cuando vino de Flandes con motivo de la muerte de su abuelo Fernándo el Católico. Que por cierto pasó por nuestro Concejo por casualidad, ya que una vez desembarcado en Villaviciosa, pensó ir a Oviedo para ver las Santas Reliquias de camino a Valladolid, pero se encontró con que había la peste y cambió de itinerario. Hay otras versiones de por qué pasó por aquí, pero me he encontrado con ésta en muchas ocasiones, con lo que me he quedado con ella.
                        Más adelante, en el barrio de Cañamal, podemos ver una ruina muy ruina, de lo que en su día fue un Hospital de Leprosos, o como lo llamaban por éstos lares, una Malatería,  aquí usaban ésta voz, la de malatos, para llamar a éstos pobres enfermos. – La palabra malata-malatia designa en romance antiguo “La enfermedad”, malatería fue en Asturias equivalente a leprosería, asilo, hospital junto al camino.

“Se ha dado en Asturias hasta nuestros días el nombre de malatos a los que padecían la asquerosa y repugnante enfermedad denominada FUEGO DE SAN ANTÓN” , que era una degeneración de la antigua lepra de que hablan los libros sagrados. Hoy se conoce con el nombre de Pelagra o mal de la rosa, que desde tiempo inmemorial ha causado y está causando grandes estragos en ésta provincia”. Manuel García Mijares 1.893
 Gentes caritativas, atendían a éstos enfermos y cuando empezó la ayuda y el socorro de los poderosos a los pobres y enfermos de lepra es cuando se valoró la necesidad de recluir a éstos enfermos en sitios específicos para ellos .
Sabemos entonces que entre el 1.119 que fue la fecha de la fundación de los HOSPITALARIOS de San Lázaro y el 1.206 que fue cuando Alfonso IX concedió el fuero a la villa de Llanes, se estableció en San Roque y en el barrio llamado “El Cañamal”, la malatería., bajo la advocación de San Lázaro, como ya se apuntó. La fecha exacta de su desaparición como hospital, no se conoce, pero se sospecha como ya dije antes que conoció los finales del S.XVIII.
Quisiera hacer un apunte sobre los Hospitalarios :dicen que la orden  Temple, una vez extinguida en Francia por Clemente V en 1.312, fue refundada en España bajo el nombre de HOSPITALARIOS, dedicados en principio a la caridad y a la asistencia a los peregrinos y enfermos. Luego fue cuando hicieron una flota naval muy importante y compraron Rodas de la que hicieron una fortaleza infranqueable con un gran hospital para enfermos. Fueron invadidos por los árabes – cómo no – en varias ocasiones y tuvieron que abandonar el sitio. Fueron a Malta , que se lo había donado Carlos V y aquí fue la famosa batalla en la que 700 caballeros y 1.500 hombres fueron capaces de derrotar al poderoso Imperio Turco en 1.505.

Volvemos a San Roque , al Hospital y a aquéllos malatos, que tenían que ir andando desde “El Cañamal”, hasta la Galguera – pueblo vecino – en donde había y hay  una fuente que nace de una cueva y tenían la certeza, de que si bebían de aquél agua, se curarían. Aún hoy se llama “La Fuente de los Malatos”. Cuando llegaban enfermos de otros lugares a la Malatería, no lo hacían por el “camino real”, sino que dando un rodeo al pueblo, pasaban por un sendero que más tarde fue llamado “el camino de los malatos”. Los infelices, tenían que  caminar por las noches para no ser vistos y tocaban una campanilla al encontrarse con algún vecino y  pronunciaban con voz profunda, angustiosa y sin esperanza, la famosa frase:
     “Anda de día, que la noche es mia”   
La Malatería, tenía sus normitas, no valía con llegar enfermo y ya te acogían, no. Sólo te admitían si dabas “medio día de bueyes de heredad” ahí es nada, así fue como éste hospital se hizo con bienes en el valle de Pendueles y Mijares, en Posada y en otras partes, aunque contaba con otras fuentes de ingreso.
Detrás del Hospital y mirando un poco hacia el Sur, estaba la Huerta de las Monxas donde posiblemente las monjas cultivaban para ayudar a los peregrinos con algo de comida e idéntico fin tendría la Granxa que quedaba muy cerca y era de los monjes.

Según cuenta Pancho el de Cañamal, en San Lázaro había una romería que era la màs concurrida del Concejo, célebre además por un peculiar pasatiemo de aquélla época “el pique de huevos”., se llamaba;  había feria de ganados, puestos de tejidos, calzado y otras mercancías.
 Una vez que se derrumbó la ermita en la primera mitad del siglo XIX, se trasladó la romería a las inmediaciones de la iglesia vieja de San Roque, dejando de celebrarse en los últimos años de dicho siglo. La pequeña imagen de San Lázaro, fue llevada a la iglesia parroquial, así como la campana, que sólo tocaba cuando se administraba la extremaución a los enfermos. Todo ello, desapareció durante la Guerra Civil..
Volviendo a nuestro camino, y volviendo al barrio del Camino Real, que lo habíamos dejado al poco de pasar el Humilladero de “La Caleyona”, tomamos el camino que sale justo por delante de “La Iglesiona”, así llamada la actual casa del cura,. Iba a ser una iglesia, pero su benefactor se quedó sin dinero y quedó a medias, luego la reformaron por dentro y se hizo lo que hoy es “la casa l’cura.Resultado de imagen de foto de la iglesia de san roque del acebal

Siguiendo el Camino, y cruzando la carretera, vamos al barrio de “La Veguca”, donde está hoy la Iglesia de San Roque, en la que cabe destacar las antiguas cruces que hay en sus muros, que formaban parte de un Via Crucis. Hubo un tiempo que se puso de moda poner los Via Crucis en los exteriores.  Como dato curioso, destacar que en el muro de la casa de enfrente hay otra cruz, que fue el dueño quién la encontró al rehacer el muro de su casa, cuando tirando el viejo, vio que a la parte de dentro había una cruz, por consejo del párroco la volvió a colocar en donde probablemente fuera su sitio primitivo, de cara a la iglesia.
El Camino Real, nos hace cruzar otra vez la carretera, dejamos a nuestra derecha el barrio de “La Concha”, y nos dirigimos hacia “La Ería de la Pandera”, y en el camino que antes llevaba a “La Juente Antona” – hoy desaparecida por las obras de la carretera , la Juente y el Camino - ,

 nos podemos encontrar si uno se fija sobremanera, en unas ruinas al borde del puente nuevo, bien, son las ruinas del antiguo cementerio de mlatos, que aún luce una hornacina, de la que de momento nada sabemos , ni qué función pudo haber desempeñado, pero todo se andará. La cosa es que el cementerio debía de contar con una pequeña capilla, o eso  parece, y sobre todo destacar que no he podido recabar prácticamente ninguna información, decir también que se encuentra en el mismo abandono que el Hospital de San Lázaro.

 Justo casi enfrente estaba el también hoy decapitado “Roblón de San Lázaro”, mudo testigo de lo que hubo, y digo decapitado, por que dijeron que se había caído por viejo, pero fue mucha la casualidad que justo pasara por allí mismo la carretera. El caso es que también nos quedamos sin “El Roblón”
                                                                                                                                                                                                                                 
                         


miércoles, 1 de agosto de 2018

Pandiello



                Un precioso pueblo de Cabrales, muy solayero, con unos entornos muy bonitos una vez, que tratas de no ver  las crucetas de la luz, -cosa que pasa en Cabrales muy habitualmente-  y hay por allí unos paseos cómodos .
                Aquí casi siempre hay mejor climatología que en los bajos.
                Y como pasa en todas partes, Pandiello , también tiene una historia muy muy curiosa

                
                ...ya hace.... un día, ...  que veníamos de monte,  nos encontramos a un vecino, con ganas de cháchara, que nos contó, que a cuenta del dinero que se recaudaba del ramo, el día de la fiesta, el cura, se había enfadado, y había decidido no volver allá.
                El conflicto se trataba de que el cura reclamaba los dineros recaudados en la subasta del ramo , para la Iglesia, y el pueblo se lo quedaba para ayuda de gastos en la fiesta.
                Amenazó el cura, con no subir a abrir la Iglesia y no dejar abrir al Santo , Santo Tomás, en el día de la fiesta para procesionarlo, si no le daban los dineros…..y los vecinos, molestísimos, decidieron celebrar la fiesta sin el cura.

                Nos contaba aquél hombre que hicieron con una madera un Santo Tomás, y que celebraron la fiesta, sin cura, sin misa y sin sacar al Santo de la Iglesia, pues esta estaba cerrada a cal y canto...., pero que habían quedado conformes, porque todo había salido bien.Consideraron que lo mismo daba el Santo de dentro de la Iglesia que el suyo y así lo festejaron, como si del verdadero se tratara.
                Pasó un tiempo y  hubo un fallecimiento en el pueblo,.... y.... el cura, siguió en sus trece y no subió a celebrar el funeral. Y entonces contaba, que contrataron a un gaitero, y al sonar de la gaita, enterraron a su vecino.
                No sé si hoy seguirán sin cura y mantendrán la costumbre de llamar a un gaitero, para despedir a sus vecinos, pero me gustó tanto, la historia de este hombre, y el entusiasmo con el que nos lo contaba, que no se me ha olvidado .
                Me pareció precioso que hubiera un gaitero en el cementerio, como  despedida de una vida. Y hoy, me vino todo ello a la cabeza, tal y como nos lo contó aquél vecino, del que no me acuerdo su nombre.  


               No puedes marchar de Pandiello sin pasear hasta Puertas.
Está mirando al Sol, y llama la atención sobremanera pues aunque se ven casas de reciente construcción, se trata de un pueblo muy recogido y grande. Con unas casonas muy importantes.



. De camino al vecino pueblo, encuentras lo que debió de ser un templo importante


               Fue destruido en la guerra civil, una verdadera pena, porque debía de ser precioso y además ya hay documentación sobre él desde el año 1.385.

               Hay, junto al antiguo templo un enorme Tejo, lo que nos da pistas, para pensar que este lugar era sagrado mucho antes de que llegara el cristianismo a estas tierras.

               Aprovecharon la portada románica y alguna otra cosa, para la Iglesia actual de Puertas, que igual que esta anterior, está dedicada a la advocación de Santa Eulalia .
               Todos los lugares, esconden historias sobre la historia, y es una suerte el encontrarte a vecinos que te las cuenten ¿verdad?

sábado, 12 de mayo de 2018

EL ARCO IRIS


   
   

     Cada vez que vemos el Arco Iris en el cielo, nos quedamos maravillados de lo precioso que es y si se marcan mucho los colores, entonces reverbera y se ven dos, lo que se convierte en algo totalmente mágico .
     Supongo que ya todos sabéis, que existe un puente que va desde la Tierra al Otro Lado o Paraíso,- según las creencias de cada uno- .
     Este puente, ya los griegos lo llamaban el Puente del Arco Iris, hoy.... como todo tiene que estar científicamente comprobado....pues no lo tenemos en cuenta....bueno ..solo algunos lo obvian.
     El Arco  Iris es un fenómeno  que se produce cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas gotas de agua .  Y en estos sitios nuestros, tenemos la suerte  de que nos sale el Arco Iris, cada dos por tres, y sobre todo este año que no deja de llover.
     En el Antiguo Testamento, dice que el Arco Iris lo creó Dios tras el Diluvio universal. – Siempre se pide él, lo mejor-  Y que  fue una muestra de la promesa que Dios le hizo a Noé, de que nunca más ya..... volvería a destruir la tierra con otro diluvio. 
     Esto trae más o menos resumido.
     Los colores del mundo,( hasta que se acoplaron, pues les pasó como a todas las cosas de la vida , del firmamento, de la tierra, etc...), reñían a lo loco porque cada uno quería ser el más importante, el más bonito, el más brillante, el más luminoso ....o sea el favrito
     Un buen día, cuando estaban en plena pelea, de pronto oyeron caer un relámpago con aquella luz brillantísima que tienen los rayos y luego un trueno que sonó brutal.
      La lluvia hizo acto de presencia y empezó a caer sobre los colores que se agacharon de miedo acercándose los unos a los otros.
      La lluvia, mientras caía les hizo entrar en razón y los convenció de que todos eran preciosos y que cada uno tenía un propósito único, y les propuso un juego  para que después de la lluvia, se estiraran juntos y nos regalaran sus colores por un momento y en paz.
       Y así fue.
       Y siempre que una lluvia lava al mundo, hay un arco iris que aparece a jugar en el cielo.”  
   
       




lunes, 30 de abril de 2018

EL CUÉLEBRE DE TINA


                        


        Antes de llegar al Monasterio de Tina, hay un barranco con bastante desnivel, y justo en la ladera existe una gran cueva con vistas al mar.

        Cuentan que en esta cueva, vivió hace muchos….muchísimos años….. un Cuélebre.
        Los Cuélebres, suelen ser seres molestos  que viven cerca de sus escondites, en los bosques casi siempre  y en una cueva. Tienen la fea costumbre de alimentarse de seres humanos, da igual que estén vivos o muertos  y para evitar esto, los hombres, de toda la vida, le dan de comer pan, o boronas o todo lo que pueden suministrarle

        Su punto débil es la garganta, eso han dicho siempre, porque el resto del cuerpo, lo tiene cubierto de unas durísimas escamas, por lo que es una bobada enfrentarse a él..

         Como todos los Cuélebres, tenía la función de guardar  un tesoro; nunca hemos sabido en qué consisten los tesoros guardados por estos seres….si serán lingotes de oro…. O a lo mejor piedras preciosas….o también  y según  Óscar  sabe casi ya fijo…que ,  como es el caso del que nos atañe, guardan la puerta “del otro lado”.

           El caso es que tenía como vecinos “del piso superior”, a los Monjes del Monasterio, que como le tenían un miedo atróz, le alimentaban con grandísimos panes de centeno, que amasaban y cocían cada día sólo para él, y en muchas ocasiones, quitándoselo de comer ellos mismos.


        Camino de Santiago, como es esta ruta, y muy transitada,  pues llegó un día, no se sabe a ciencia cierta si  era un Caballero de la Orden del Temple , que  por aquellas ,  tenían entre otras cuestiones el de poner orden en los caminos,…o  si sería un peregrino que se dirigía a Santiago.



        El caso, es que  el susodicho, una vez informado del drama que vivían a diario los monjes,  ideó meter dentro de la hogaza de por la mañana, una piedra  calentada  al rojo vivo del fuego.
        El Cuélebre que nada sospechó, tomó el pan como todos los días y al sentirse arder por dentro, bramando como la bestia que era, se tiró ladera abajo, hacia el mar, creando un surco a su paso, que hoy  todavía , vemos , y que ha formado un  barranco.

        Nunca encontraron la piedra, por lo que se supone que no la escupió, y que  le quedó dentro quemándole todas las entrañas.
        Dicen que los rugidos  y bufonazos eran tales, que  por un momento pensaron que la tierra se precipitaría hacia el mar.
        Aún hoy se escuchan estos bufonazos y los rugidos en las noches en las que hay niebla.


        Sigue enfurecido porque se piensa que los monjes se apoderaron  de su tesoro.
        Nada se sabe de ello, ni tan siquiera si los monjes son hoy custodios del mismo tesoro y no les vemos. Y en silencio, cuidan de la puerta que va “al otro lado”.  
        Puede ser…. ¿por qué no?

martes, 3 de abril de 2018

PIMIANGO


            
                  

        Ya hace bastante, había leído una curiosa historia, sobre este precioso pueblo  del Concejo vecino y de sus habitantes.



        Contaba aquél antiguo libro, del que ya no me acuerdo ni cómo cayó en mis manos…..que los vecinos de Pimiango, allá por el siglo XVI , o a lo mejor el XVII, se dedicaban exclusivamente a la pesca, por aquellos entonces, debía de estar esta costa repleta de pescado, moluscos, crustáceos y hasta ballenas,


   
        Decía que el pueblo estaba situado muy cerca del varadero ,  en la parte baja ,  y  que además que había  hasta dos molinos de mareas.

        Una horrorosa  galerna, se despertó repentinamente en el mar un día ,..... y sorprendió a los pescadores faenando…..y  prácticamente ninguno..... pudo  salvar la vida.    
        Quedaron solo las mujeres,  los niños y  las personas mayores e hicieron entonces un juramento de no volver a pescar nunca más, para no tener que acercarse al mar.

        La familia  Gutiérrez de Colombres, que aunque no eran de Pimiango , estaban allí asentados aunque  procedían de Noreña y siendo esta suya,  una tierra con tradición de zapateros, propusieron a los vecinos, que se podían dedicar a esta profesión.



         Ofrecieron además a sus propios artesanos de  El Palacio , la Higar  y de otras casonas, que se dedicaban a ello, para que  enseñaran  este oficio a los vecinos  .

 Y así mismo  empezaron a aprender el oficio de zapatero y a la vez comenzaron a  a hablar el Mansolea,- palabra que viene de Man : amo y Solea: suela.-


 Este habla, tenía el mismo fin que la Xiriga, que no era otro, que nadie, más que entre  ellos mismos, les entendiera.

                                                                                                         

        Hoy, se ha extendido esta voz de  manera, que a los vecinos de Pimiango se les llama así.
        Y así fue cómo viene de tradición que los Mansoleas se dedicaran a ser zapateros. 
        En nuestro Concejo los hombres iban a las Tejeras, y en Pimiango iban a los mercados con su      mercancía nueva, recibían encargos y arreglaban los zapatos.
        Tanto en un caso como en el otro, era a su regreso cuando hacían la fiesta.
       Fiestas que hoy seguimos celebrando; ya no regresan ni los tejeros ni los zapateros......pero hay fiesta

        Curiosa historia, o por lo menos a mi me lo pareció.



        Un pueblo , una historia ¿verdad? Casí siempre todo tiene su por qué, solo que en muchas ocasiones, lo asumimos como tal….. y no vamos más allá, pero siempre hay alguien dispuesto a charlar un rato contigo, - que suele ser algún mayor- y despierta la inquietud por encontrar más información sobre ello, y a veces, hay suerte …y la encuenras ¡!!!!


        ¿Pudo haber sido así?...... Pues seguramente que si….¿por qué no?



domingo, 4 de marzo de 2018

EL MONASTERIO DE SANTA MARÍA DE TINA - PIMIANGO




            Este precioso y apartado Monasterio,  pudo tener sus orígenes en los  siglo VII – VIII , con la implantación del cristianismo en éstas nuestras tierras. Es probable que los primeros pobladores por tanto fueran celtas, de manera que podría haberse tratado de , digamos un Monasterio familiar, regido por algún noble de la comarca, y por supuesto anteriores a los de la Orden de San Benito.

 Igual pudo haber sido  , un grupo de eremitas que vivían en un cenobio . Recordaros que los eremitas eran los que elegían  una vida solitaria , asceta ( de purificación)  de constante esfuerzo y sacrificio porque pensaban que así   era  como había que hacer para agradar  a Dios.

Cuando se traslada la corte a León, algunos cenobios pasan a depender de abadías castellanas y esto es lo que pasó con Santa María de Tina, que fue donada a Nuestra Señora de Lebanza en Palencia.
Estamos en el  Camino de Santiago por la costa.

 Muchos peregrinos cruzaban desde Bustio a Pimiango donde iban a visitar a San Emeterio, aquí “Santu Medé” porque éste Santo tenía fama de milagrero y además sanador  de huesos y claro aquéllas gentes que venían de tan lejos, qué más necesitaban que algún….. alguien que  hiciera algo por aliviar  aquéllos pobres pies, o arreglara algún hueso roto.
Los vecinos sacaron esta cantinela en aquellos tiempos que decía : "Quién va a Santu Medé, sin pasar por Tina, honra al Santu pero no a la Santina", por lo que una vez hecha esta visita, continuaban unos dos o tres kilómetros más para pernoctar en el  Monasterio de Tina, porque se decía por aquél entonces  que el que amanecía  allí, lo hacía mecido por   la Virgen en sus brazos, convirtiéndolo en una experiencia maravillosa.
Dichosu d’el pereginu
que cruza en Bustiu la ría
i que llega a descansar
xuntu a la Virxen de Tina.
Qué bien duerme el peregrinu
cuandu la Virxen le mece.
¡Ay, quien fuera peregrinu,

en Tina, cuandu amanece!

Es un lugar en el que puedes dejar escapar la imaginación y sobre el que hay muchas y algunas muy confusas leyendas incluso relativas a la Orden del Temple, pero es que el entorno parece que  te invita a dejar volar la  cabeza y trasladarte a otros tiempos.

Hoy estaba todo limpio, el Monasterio es precioso, y llama la atención el lugar en el que fueron a edificarlo.


El silencio, es total. No oyes ningún ruido, ni tan siquiera el mar, que está a escasos metros.
Y efectivamente compruebas  que existen lugares en el mundo, que ayudan a la reflexión, incitan a la paz, y apaciguan las almas.  Uno de ellos, es este lugar.

martes, 6 de febrero de 2018

SOBRE EL BALNEARIO DEL SABLÓN DE LLANES

                       
             
           Siempre hubo en  España, mucho interés en las aguas, como fines medicinales, desde aproximadamente el siglo XVII. Por no empezar con los romanos y hacer esto muy largo…
           Se puso de moda en Inglaterra, no solo el acudir a Balnearios de aguas calientes, sino que también eran muy cotizados los de las aguas del mar.
            Aquí empezamos a utilizar los “baños de mar”, a partir del siglo XIX, y tuvo mucho que ver, la creación del ferrocarril, para facilitar la llegada de los visitantes a lugares, en los que de otra manera, no era fácil acceder, como podía pasar en Llanes.

            Y ciertos enclaves, siempre han tenido más éxito que otros,  pero  ésta actividad turística….. a lo mejor ,  pudo haber sido el origen de una de las más importantes áreas turísticas de “sol” y playa,  del Cantábrico, en la que hoy se ha convertido nuestra costa …¿por qué no?
            El uso de los baños de mar, estaba en función de prácticas médicas y sociales , ligadas siempre o casi siempre,  al ocio y  al turismo . Lo mismo , igual que hoy ….casi.
            Cuenta Higinio en su blog, que la Playa del Sablón, “tuvo un balneario de hechuras rústicas y de una vida fugaz, instalado cerca de una larga rampa que daba acceso a la playa, y que un temporal se llevó por delante a finales de 1.917.”

            Después, nos cuenta también que  Francisco Saro,  levantó otro Balneario,  y que en el  1.934,  al no presentarse arrendatario  que se hiciera cargo de su explotación y acondicionamiento, desde el Ayuntamiento, desaconsejaron su uso, y empezó su decadencia.
            Un par de años más adelante, cuando la guerra, y con el fin de proteger a los vecinos, de los ataques aéreos, ordenaron desmontar el balneario y aprovechar el material para construir un refugio en el pórtico de la Iglesia .

            Y en el Sablón, nada quedó, más que algunos cimientos y este al parecer pozo, oculto a la vista siempre, ya que tiene encima por lo menos un metro si no es más de arena, que hoy, el mar se ha llevado …se ve que …a lavar.
            Sería un pozo, a lo que parece, muy bien hecho, del que sacarían agua,  que serviría como tratamiento,  para otros usos que acompañarían además a los  “baños de mar” tan  saludables y medicinales.
            Puede que algo así fuera ¿no?
            O una de las bases de las construcciones circulares que aparecen en la primera foto
            

            Siempre gusta saber un poco más de nuestra historia, y siempre te encuentras con hechos curiosos,  restos de construcciones que hoy ya no están, costumbres y modas que aun hoy perduran, y casi siempre, si hablamos de nuestro Concejo, como punto primordial para su desarrollo, EL TREN , al que hoy, estamos dejando de lado y tan útil nos fue y para algunos entre los que me incluyo, hoy todavía es.